Saltar al contenido

Por fín he conseguido terminar Cibernética o el control y comunicación en animales y máquinas, un clásico de la ciencia escrito por Norbert Wiener que me ha costado leer por falta de tiempo y porque se me ha atragantado un poco. Creo que se queda un poco a medio camino entre la divulgación y el libro científico serio. Aunque mantiene un tono general de  divulgación, en algunos capítulos Wiener explica conceptos científicos utilizando ecuaciones y a estas alturas de la vida me cuesta  seguirlas y se me ha cortado el ritmo de lectura (supongo que hace unos añitos lo seguiría sin problemas).

Aún así, es un libro muy recomendable para los interesados en la cibernética, la rama de la ciencia que estudia el control y la comunicación en los sistemas, en sentido general, desde los seres vivos hasta los ordenadores o la sociedad humana. Wiener describe en muchos problemas que la cibernética puede ayudar a resolver. Desde los sistemas de control clásicos, hasta las características deseables para un ordenador digital (teniendo en cuenta que el libro está escrito en los años 40 cuando los ordenadores digitales todavía no se habían construido). Desde el análisis de cómo se distribuye la información en el cuerpo humano hasta el control de la información en la sociedad.

Me gusta la introducción en la que Wiener cuenta cómo se desarrolló la cibernética en un entorno multidisciplinario donde diversos cientificos se reunían y discutían sobre distintos temas. Y el final del libro es hasta inesperado, ya que Wiener medita sobre el control de la información en la sociedad por parte de las clases poderosas, de cómo se utilizan los medios de comunicación para enviar los mensajes apropiados.

En resumen, un libro interesante y recomendable, pero difícil de comprar, ya que está descatalogado y lo compré de segunda mano.

4HC4Y6QJXBGX

Hace unos días el mundo publicó un artículo sobre un robot controlado gestualmente. El robot es capaz de seguir a un operador humano en espacios interiores y exteriores y entiende órdenes gestuales y verbales simples. El éxito de la universidad de brown con éste robot es conseguir que el reconocimiento de imágenes funcione en diferentes condiciones de iluminación, sin que el operador tenga que llevar ropa especial y además parece que funciona en un portátil convencional. En el artículo original de la universidad de Brown, mencionan que utiliza un sensor de infrarrojo para mantener la distancia con el operador. Sobre el sistema de visión artificial dicen que funciona analizando la silueta del operador, de la que extrae los diferentes gestos y los convierte en instrucciones.

La idea es interesante desde el punto de vista del control del robot y sobretodo me interesa por la unión entre órdenes verbales y órdenes gestuales. Me pregunto si en algún momento podrán unificar ámbos sistemas para dar órdenes combinadas. Por ejemplo, levantar una palma para especificar que ejecute una orden más despacio para no hacer ruido.

El funcionamiento de este robot se puede relacionar con la fatiga cognitiva que aparece en la teleoperación, ya que el objetivo del proyecto según Chad Jenkins, el profesor que lidera el proyecto, es que el robot no se comporte como una marioneta y sea fácil de controlar.

1

Un recurso interesante para el control de un robot es el control homeostático. Según la RAE, la definición de homeostasis es:

1. f. Biol. Conjunto de fenómenos de autorregulación, que conducen al mantenimiento de la constancia en la composición y propiedades del medio interno de un organismo.

2. f. Autorregulación de la constancia de las propiedades de otros sistemas influidos por agentes exteriores.

En robótica, significa básicamente mantener una variable dentro de un rango aceptable de valores mediante algún tipo de mecanismo de autocontrol. El ejemplo más sencillo es el control del nivel de las baterías dentro de un rango apropiado. Cuando el robot detecta que el nivel de baterías es demasiado bajo, se disparan los mecanismos apropiados para mantener el nivel de energía. Si nuestro robot es capaz de buscar la estación de recarga, se pondá a buscarla para recargarse, otros robots sin esa capacidad, pueden entrar en un modo de funcionamiento de bajo consumo. Por el contrario, si consigue recargarse y llegar a un nivel alto, entonces abandonará la estación de recarga y continuará con otras tareas, cambiando su comportamiento de acuerdo con el nivel de baterías.

En una arquitectura híbrida reactiva-deliberativa, una forma de implementar un mecanismo homeostático es la activación de los comportamientos adecuados a cada situación. Continuando con el ejemplo de las baterías, si el nivel es muy bajo, se puede activar el comportamiento "buscar estación de recarga". Cuando el nivel se ha restablecido, entonces se pueden activar otros comportamientos adecuados a la misión del robot.

El robot kismet del MIT usa un sistema homeostático en una parte de su sistema emocional. Las emociones están controladas parcialmente por unas motivaciones internas ("drives" en inglés) que funcionan en modo homeostático. Las motivaciones internas (interacción social, estimulación y fatiga) pueden estar en régimen normal, saturado ó insuficiente y de acuerdo con estos niveles, el sistema emocional reacciona con los mecanismos apropiados. Por ejemplo, si la fatiga está saturada, el robot puede activar los sistemas emocionales de enfado ó cansancio. Una descripción más detallada del sistema emocional incluyendo el control homeostático se encuentra en el libro Designing Sociable Robots de Cynthia Breazeal.

El control homeostático se puede anidar en varios niveles. Por ejemplo, un robot que intenta mantener un buen nivel de señal de comunicación con una estación central y que además mantiene un nivel de estrés de falta de comunicación que aumenta con el tiempo. En un primer momento tiene el comportamiento adecuado para mantener el nivel de comunicación. Pero si no consigue restablecer el nivel adecuado, el nivel de estrés aumentará provocando que al final se tomen otro tipo de medidas que pueden ser más arriesgadas, cómo adentrarse en terreno inexplorado, o más conservadoras, cómo quedarse quieto emitiendo una señal de auxilio.

Resumiendo, añadir un control homeostático a un robot es interesante para conseguir que ciertas propiedades vitales (nivel de batería, nivel de señal de comunicación) se mantengan en un nivel apropiado. Pero no sólo se puede usar este tipo de control con propiedades medibles, sino que puede ser interesante establecer el control sobre otras propiedades intangibles que pueden formar parte del control "emocional" de un robot.

Estaba repasando un video antiguo sobre control gestual, bastante interesante que trata sobre un ejemplo de control gestual basado en una webcam, que están realizando en los laboratorios de Microsoft. Se trata un experimento relativamente sencillo, el programa analiza las formas que hay en una imagen captada en una webcam y al hacer un círculo con tus dedos, puedes arrastrar y hacer acciones de ratón en el escritorio.

El control gestual tiene posibilidades de desarrollarse cómo alternativa al control táctil. Aunque por la disposición de la cámara, el control táctil puede tener más sentido en teléfonos móviles y ordenadores portátiles pequeños,  el control gestual parece más apropiado para ordenadores de escritorio y quizá para portátiles grandes, dado que es más fácil determinar la posición de la webcam y encontrar las mános del usuario.

Aún así, el control gestual visual, podría mejorarse si no sólo se tiene en cuenta la imagen sino también el sonido, aunque desconozco si se está investigando en esta línea (en robótica se conoce como fusión sensorial). En el ejemplo del vídeo, me planteaba si pudiendo dar golpecitos en el escritorio, que no son muy diferenciables mediante la imagen, la detección podría mejorarse mediante el sonido (el "tap" de los dedos en una mesa me parece un sonido bastante distinguible).

Hoy he leido un artículo interesante en baquia sobre la economía informativa en internet. He escrito un comentario, que finalmente he decidido convertir aquí en artículo, ya que es un tema que me parece muy interesante. Los que hayan leído el comentario, les sonará muy parecido ;-).

El planteamiento del artículo presenta el problem del exceso de información y la cultura del copiar y pegar a la que se han adherido muchos blogs. Mi visión de este problema es que en realidad tenemos dos problemas diferentes, que creo que el autor original no distingue.

Por un lado tenemos los "blogs malos" que se dedican a copiar información sin aportar valor. El objetivo de estos blogs es recoger tráfico en google y monetizarlo con publicidad contextual. Estos blogs tienen una actitud parasitaria, se aprovechan del trabajo ajeno y sobretodo se aprovechan de la situación tecnológica actual (intentan aparecer antes en las búsquedas en google y sacar partido de la publicidad contextual).

Pero por otro lado tenemos el problema del acceso a la información, que ya nos planteaba  Andrew Shapiro en su libro de 1999 <a href="http://www.amazon.com/Control-Revolution-Internet-Individuals-Changing/dp/1891620193">"The control revolution"</a>.

Internet es una fuente de información casi infinita, por lo que el problema está en seleccionar la información. El valor no lo aporta sólo la entidad que publica una noticia en primicia, también  lo aporta la entidad que selecciona las noticias y/o contenidos.

Tengo un amigo que se mueve en el mundo del arte y se está dando el mismo cambio: no es tan importante la obra de un artista en concreto, sino que se valora tanto o más la labor del comisario de exposición que selecciona las obras. A largo plazo se recordará a los artistas buenos y no a los comisarios, pero en un momento con tantos artistas y tal variedad de estilos, obras, etc. un buen comisario da la confianza de lograr una buena exposición.

Entonces qué es más importante: ¿dar la noticia en primer lugar o seleccionar las noticias y/o contenidos importantes? La respuesta es que necesitamos algoritmos de selección personalizados para cada usuario, para que cada uno tenga el poder de elegir. Esa labor antes la realizaban los medios de comunicación (prensa, radio, televisión) y las discográficas en la música.

Actualmente, gracias a internet los usuarios también participan en esa selección, pero es imposible que todo el mundo lea toda la información disponible en internet. Mientras no llegan los algoritmos perfectos, algunos blogs seleccionan noticias, las comentan, las amplían y hacen esa labor para sus lectores. También la realizan sitios colaborativos cómo digg o menéame, que hacen la función de filtro social de noticias. Y en última instancia los buscadores cómo google, yahoo, microsoft, etc que en parte también utilizan la información de sus usuarios: no se nos puede olvidar que la magia del page rank viene de las palabras asociadas a los vínculos. Esas palabras las han introducido los propios usuarios al incluir enlaces en sus sitios web, blogs, etc, por lo que también participamos en esa selección.

La separación entre las dos actitudes puede ser muy delgada y muchas veces se superpone pero los casos extremos son fáciles de distinguir. Lo que es seguro es que con el tiempo, los algoritmos se perfeccionarán y las actitudes parasitarias (cómo el spam) tenderán a minimizarse.