Saltar al contenido

Por fín he conseguido terminar Cibernética o el control y comunicación en animales y máquinas, un clásico de la ciencia escrito por Norbert Wiener que me ha costado leer por falta de tiempo y porque se me ha atragantado un poco. Creo que se queda un poco a medio camino entre la divulgación y el libro científico serio. Aunque mantiene un tono general de  divulgación, en algunos capítulos Wiener explica conceptos científicos utilizando ecuaciones y a estas alturas de la vida me cuesta  seguirlas y se me ha cortado el ritmo de lectura (supongo que hace unos añitos lo seguiría sin problemas).

Aún así, es un libro muy recomendable para los interesados en la cibernética, la rama de la ciencia que estudia el control y la comunicación en los sistemas, en sentido general, desde los seres vivos hasta los ordenadores o la sociedad humana. Wiener describe en muchos problemas que la cibernética puede ayudar a resolver. Desde los sistemas de control clásicos, hasta las características deseables para un ordenador digital (teniendo en cuenta que el libro está escrito en los años 40 cuando los ordenadores digitales todavía no se habían construido). Desde el análisis de cómo se distribuye la información en el cuerpo humano hasta el control de la información en la sociedad.

Me gusta la introducción en la que Wiener cuenta cómo se desarrolló la cibernética en un entorno multidisciplinario donde diversos cientificos se reunían y discutían sobre distintos temas. Y el final del libro es hasta inesperado, ya que Wiener medita sobre el control de la información en la sociedad por parte de las clases poderosas, de cómo se utilizan los medios de comunicación para enviar los mensajes apropiados.

En resumen, un libro interesante y recomendable, pero difícil de comprar, ya que está descatalogado y lo compré de segunda mano.

4HC4Y6QJXBGX

La respuesta, según leo en un post de Tim Harford autor de "El economista camuflado", es que los electores son incapaces de distinguirlos. Un estudio llevado a cabo por Andrew Leigh de la Universidad Nacional Australiana, sugiere que los electores castigan siempre a los gobiernos que sufren una crisis económica independientemente de que la crisis tenga una componente internacional. Según parece, es probable que los electores no estemos preparados para distinguir a los gobiernos buenos de los malos y cuando las cosas van mal, se castiga al gobierno independientemente de su actuación. Aunque es difícil extrapolar un resultado así sin una base científica, tengo la sensación de que lo mismo sucede con las empresas en una crisis. Estoy casi seguro de que los empleados de una empresa no aprueban las decisiones de los directivos por las mismas razones.

En el estudio también se estudia el impacto de los medios de comunicación: parece que en los países dónde la prensa es más común, los electores están mejor informados, la radio apenas afecta y la televisión empeora los resultados. No hay información sobre internet, pero el impacto puede ser similar al de la prensa ya que me imagino que la importancia de la prensa es por la posibilidad de leer y analizar con más calma los datos que por radio o televisión, dónde los mensajes se quedan grabados más rápidamente en el electorado.