Saltar al contenido

1

En mi última visita a un restaurante de comida rápida me sorprendió un cambio en el modo de atender a los clientes. Lo normal es hacer el pedido en caja, esperar a que te saquen el pedido en la barra/caja y luego llevártelo a tu mesa. Esta vez el pedido lo hicimos a través de una pantalla táctil, luego recogimos una llave electrónica que nos llevamos a una mesa del restaurante y un camarero nos llevó la comida a nuestra mesa cuando estuvo lista.

La clave está en la llave que te llevas al hacer el pedido. Permite que el camarero pueda llevar cada pedido a la mesa correcta independientemente de donde te sientes. En el momento que utilicen cámaras y técnicas de visión artificial, el proceso se puede simplificar todavía más y no hará falta la llave electrónica. Al estilo de lo que se ve en los vídeos de Amazon Go.

Es un cambio mucho más importante de lo que pueda parecer. En estos restaurantes de comida rápida, el ahorro de costes está en el autoservicio. Pero gracias a la automatización, ahora ofrecen un servicio más parecido al de un restaurante tradicional. Esto es él principio de los cambios que vamos a ver en los próximos años.

Hace unos días el mundo publicó un artículo sobre un robot controlado gestualmente. El robot es capaz de seguir a un operador humano en espacios interiores y exteriores y entiende órdenes gestuales y verbales simples. El éxito de la universidad de brown con éste robot es conseguir que el reconocimiento de imágenes funcione en diferentes condiciones de iluminación, sin que el operador tenga que llevar ropa especial y además parece que funciona en un portátil convencional. En el artículo original de la universidad de Brown, mencionan que utiliza un sensor de infrarrojo para mantener la distancia con el operador. Sobre el sistema de visión artificial dicen que funciona analizando la silueta del operador, de la que extrae los diferentes gestos y los convierte en instrucciones.

La idea es interesante desde el punto de vista del control del robot y sobretodo me interesa por la unión entre órdenes verbales y órdenes gestuales. Me pregunto si en algún momento podrán unificar ámbos sistemas para dar órdenes combinadas. Por ejemplo, levantar una palma para especificar que ejecute una orden más despacio para no hacer ruido.

El funcionamiento de este robot se puede relacionar con la fatiga cognitiva que aparece en la teleoperación, ya que el objetivo del proyecto según Chad Jenkins, el profesor que lidera el proyecto, es que el robot no se comporte como una marioneta y sea fácil de controlar.