Saltar al contenido

Me gusta encontrarme algoritmos de inteligencia artificial en aplicaciones comerciales, me sirve para comprobar que tiene sentido la investigación a pesar de que durante años no se han obtenido muchos resultados prácticos. La última que me he encontrado es una nueva parte de twitter, que planea insertar tweets promocionados en los resultados de las búsquedas,  al estilo de lo que hace google en sus resultados de búsquedas. Cómo explica Michael Bernstein en un reportaje de technology review esto supone un gran desafío para twitter: el hecho de limitarse a 140 caracteres hace complicado extraer conocimiento de un texto tan corto. Lo habitual en los algoritmos de extracción de información es utilizar las palabras más relevantes, muchas veces buscando las palabras más frecuentes. Pero con mensajes de 140 caracteres es mucho más complicado obtener información.

Otra aplicación que utiliza algoritmos de inteligencia artificial es hunch, que utiliza técnicas de aprendizaje e inferencia estadística para predecir respuestas en cuestionarios generales. Tiene un juego que analiza tus contactos en twitter, los compara con su base de datos y predice las respuestas que vas a dar a los cuestionarios. El indice de aciertos es sorprendentemente alto (merece la pena probarlo, es divertido), pero creo que el truco está en el tipo de preguntas que realiza. No son tan sencillas como los juguetes que adivinan lo que estás pensando en 20 preguntas, pero tampoco son excesivamente complejas y bastantes están relacionadas entre sí (acertando una de las respuestas, es muy probable saber qué vas a responder en la otra).

Hunch es un ejemplo de lo que creo que va a pasar en tecnología: partiendo de los apis de desarrollo de las diferentes redes sociales y plataformas de internet, deberían aparecer servicios más abstractos y genéricos, que aporten más conocimiento y mejoren la funcionalidad de la aplicación haciendola más inteligente.

Parece ser que hay gente que empieza a pronosticar la muerte de los blogs. Lo cierto es que la tecnología avanza y una tecnología suele sustituir a otra. Pero, aunque los blogs no están exentos de estos cambios, no creo que estén desapareciendo.

En el caso de los blogs, nacieron como reemplazo de las páginas web personales, que eran demasiado genéricas y complicadas de mantener para un usuario "normal". Frente a la complejidad de crear páginas web con html y buscar un hosting (gratuito o de pago), un blog ofrecía la comodidad de publicar textos internet sin preocupaciones.

Sin embargo, en el proceso de reemplazo se descubrieron nuevos usos para el blog. Estos usos son los que ahora están siendo reemplazados por nuevas aplicaciones. Por ejemplo, el uso del blog cómo herramienta social (intercambio de enlaces, relaciones entre bloggers, etc), está siendo sustituido por myspace, facebook, etc. El blog cómo herramienta para comunica nuestros cambio de estado y escribir micro posts (entradas del tipo "Estoy de viaje en...", "Me voy a la conferencia...") están siendo sustituidas por Twitter y similares. Asi que prefiero decir que el blog está encontrando su sitio, que es la publicación de artículos.

El blog cómo herramienta de publicación de información, de momento, no tiene reemplazo. Es la forma más sencilla de compartir ideas, pensamientos, novedades, etc. y esto ha hecho que los blogs se conviertan en verdaderas revistas electrónicas.

Este uso de los blogs ha provocado la profesionalización de los bloggers y en el camino se perdido el lado romántico: los blogs de autores desconocidos narrando sus vivencias cotidianas. Pero si estos blogs ya no tienen éxito es porque no despiertan el interés de la mayoría de la gente, aunque seguirá habiendo boggers anónimos que publiquen en privado.

Así que mientras haya gente publicando información (cualquier tipo de información), existirán los blogs. Hasta que haya otra forma de publicar más apropiada.

La moraleja es que viendo el uso que le da la gente a una tecnología, podemos descubrir nuevas aplicaciones ó ideas. En el fondo, un blog es una herramienta, no tiene un uso específico sino que tiene muchos usos posibles. Al analizar el uso que se le da a una herramienta (blogs) podemos descubrir nuevos usos para esa herramienta (micro posting en los blogs) y en su caso podemos crear una herramiena nueva más apropiada (twitter).