Saltar al contenido

2

A través de la cultura popular (cine, televisión, etc.) se han creado una serie de mitos sobre la innovación que en la mayoría de los casos son verdades a medias o completamente falsos. La mayoría de las veces la innovación se asocia con el esterotipo de profesor de laboratorio que tiene un momento Eureka! y descubre algo completamente nuevo. Hace poco en el twitter de adafruit han hecho referencia a un artículo sobre los mitos de la innovación tecnológica, cuyo planteamiento es bastante razonable: Imágenes como la manzana de Newton, Arquímedes corriendo desnudo gritando Eureka! o Doc de "Regreso al Futuro" descubriendo el condensador de fluzo en el retrete, han exagerado la perspectiva de la innovación tecnológica, deformando el proceso de innovación. Algunos de los mitos que ha identificado John D. Sutter, autor del artículo, son los siguientes:

  • Mito 1 - Las ideas aparecen de repente en la cabeza de la gente

No es cierto, las ideas suelen aparecer con el paso del tiempo, no suelen aparecer de la nada. Aunque en algunos casos hay ideas nuevas que han aparecido de manera inesperada, no significa que surjan de la nada. Aunque ocurra un momento Eureka!, normalmente el autor lleva un tiempo dándole vueltas a la idea. Es difícil que una idea surja de la nada.

  • Mito 2 - Las grandes empresas tecnológicas hacen la mayor parte de la innovación

Según Eric Von Hippel, la mayor parte de la innovación la hace la gente común. En su libro Democratizing Innovation, ya aborda el tema la innovación por parte de los usuarios. Incluso dejando de lado la innovación por parte de los usuarios, es práctica común entre las grandes empresas comprar otras más pequeñas que son las que hacen la verdadera inversión en innovación. Rodolfo Carpintier citaba hace unos días el ejemplo de Oracle y su política de comprar empresas pequeñas, pero todas las grandes lo hacen.

  • Mito 3 - Las ideas surgen mayoritariamente mientras estas solo

Según el autor, las mayoría de las ideas surgen en sesiones de brainstorming ó en reuniones. En esas sesiones, las ideas nuevas se ponen en duda, se critican y surgen nuevas ideas. Aunque creo que también son importantes los momentos de soledad, muchas veces surgen ideas que nuestro subconsciente está procesando sin que nos demos cuenta y se producen esos momento Eureka.

  • Mito 4 - Las mejores ideas son nuevas

Las ideas suelen apoyarse en ideas existentes. Incluso en el caso de ideas muy rompedoras, suelen surgir de la interconexión de ideas dispares, que dan lugar a conceptos nuevos. Pero no suelen aparecer ideas completamente nuevas, todos tenemos un contexto y las ideas surgen a partir de ese contexto.

Seguro que hay muchos más mitos y barreras psicológicas por romper en la innovación. La propia innovación consiste en romper reglas mentales e inventar otras nuevas.

Hace unos días me encontré con esta frase en microsiervos:

Cuando te enfrentes a un dilema, simplemente lanza una moneda al aire. Funciona. Pero no porque con eso se decida la cuestión, sino porque durante el breve momento en que la moneda está suspedida en el aire, de repente descubres lo que deseas que suceda.

No suelo usar esta técnica pero funciona porque es una especie de placebo mental: si el resultado no es lo que esperabas, vuelves a lanzar para que salga lo que quieres. Si te convence, haber lanzado la moneda supone un refuerzo psicológico.

Hace unas semanas leí Thinkertoys, un libro sobre creatividad y formas de obtener ideas. La moneda al aire me ha recordado al principio que está detrás de algunos juguetes mentales.En el libro nos presentan 2 tipos de juguetes:

  • los lineales que partiendo de una idea o problema la procesan linealmente para obtener ideas nuevas.
  • los intuitivos que intenta obtener ideas en paralelo partiendo de un problema que resolver.

Los juguetes intuitivos se basan en conseguir que la parte inconsciente del cerebro trabaje y nos ayude a ver soluciones a los problemas o dilemas. Un ejemplo sacado del libro es el da las 3 B's (Bus, Bed & Bath, en inglés autobus,cama,ducha) que  consiste en concentrarse profundamente en un problema y llegado un punto dejar de trabar en él, para incubar la solución en el subconsciente. Si la solución está en nuestro subconsciente, en algún momento llegará el momento eureka!, que suele aparecer en el autobus, el baño o la ducha. No creo que esté garantizada que se encuentre una solución, pero es cierto que tras un trabajo de mucha concentración infructuoso, un poco de relax hace que llegue la solución.

Hay más ejemplos de este estilo en el libro y muchos de ellos se pueden transformar en aplicaciones sencillas para fomentar la creatividad y la inspiración, con herramientas de generación automática de textos. Cuando tenga tiempo posiblemente transforme algunas de las ideas del libro en aplicaciones.

1

Genial artículo de Eduardo Manchón sobre el papel de un programador en una start-up. Cómo programador me he sentido completamente identificado. Aparentemente le da una importancia exagerada al programador, pero creo que lo hace para dejar claro que sin tecnología no hay proyecto. Hay que tener en cuenta que habla de startups tecnológicas, en las que si no hay tecnología, no hay start-up.

Para mí, el valor de una idea tiene dos componentes: la ejecución y el valor potencial de una idea. El valor real se obtiene del producto de ambas magnitudes. Una buena idea sin ejecutar, no tiene valor, sólo está escrita en un papel (puede que ni siquiera sea realizable). Una ejecución impecable de una mala idea, tampoco (muchas empresas de la burbuja .com entran en esta categoría).

Relacionado con esto, he leido hace poco un artículo interesante en coding horror, crea equipos no ideas:

If you give a good idea to a mediocre group, they'll screw it up. If you give a mediocre idea to a good group, they'll fix it. Or they'll throw it away and come up with something else.

Si le das una buena idea a un grupo mediocre, la estropearán. Si le das una idea mediocre a un buen grupo, la arreglarán. O la tirarán y pensarán en algo nuevo.

Cuando un proyecto tecnológico comienza, la ejecución depende fundamentalmente de los programadores, ya que la tecnología no existe todavía o está bajo investigación. Una vez que la tecnología funciona, entonces puede pasar a un segundo plano y el diseño, marketing, etc, se vuelven mucho más importantes. Por eso es fundamental tener buenos programadores que comprendan la tecnología cuando empieza un proyecto.

kakoe es un proyecto de Jesús Encinar del que me he enterado a través del blog de François Derbaix. Es parecida a una idea que tuve hace tiempo y que comente aqui. Pero ahora veo que la tuvimos varias personas en la misma época (ya comenté el post de petit invention por ejemplo).

Relacionado con el post de ayer, ¿cual es el valor de esta idea en concreto? Habría sido inútil intentar vender la idea por escrito, porque es una idea sencilla que si no se implementa no tiene valor. Además sobre la misma idea hay varias interpretaciones diferentes que dan lugar a proyectos distintos, por lo que al final lo que cuenta es la ejecución de la idea.

En cualquier caso, creo que es una idea con potencial (me gusta la comparación de kakoe con los SMS de pago: "Olvida el SMS. 140 caracteres para decir lo que quieras.") y les deseo mucha suerte porque me parece una idea interesante a pesar de lo sencilla que es.

¿Cuál es la importancia relativa de una idea dentro de un proyecto innovador? Recordemos que para que una innovación sea tal debe tratarse por un lado de una idea novedosa y de tener un impacto en la sociedad. Por lo que si tenemos una idea novedosa escrita en un papel, su valor es nulo.

En este sentido coincido con Paul Graham que lo expone de forma sencilla: si las ideas por si solas tuviesen valor, entonces existiría un mercado de ideas y habría empresas y gente vendiendo ideas innovadoras. Pero no lo hay, porque la idea por sí misma no tiene valor, necesita transformarse en una realidad.

En algunas empresas grandes puede tener sentido pagar a gente que piense por tener ideas, porque la empresa actúa cómo un todo capaz de generar ideas en un departamento y de implementarlas en otro. Pero no existe una mercado de ideas dónde se puedan vender ideas escritas.

Otro tema es que una idea sea más o menos interesante, porque pueda tener un potencial mayor o menor cuando se lleve a cabo. En este post, Dharmesh Shah trata este tema: una idea puede ser mala ó buena, pero la ejecución es lo que la transforma en un proyecto mejor o peor. Incluso una idea mala (que no sea estúpida) puede transformarse en un proyecto de éxito. El caso más evidente es el de una idea irrealizable. Puedo pensar en vender alas para volar, cómo idea es estupenda, pero no es realizable. Igualmente, una idea en el aire que no sabemos si es realizable o no, o el impacto que puede llegar a tener en la sociedad, no tiene ningún valor.

En este sentido la ejecución es el acto de transformar una idea en un proyecto real. Y es el factor más determinante a la hora de transformar una idea en un proyecto, aqui destacaría el comentario de Eduardo Manchón a una entrada de Javier Martín en loogic, hablando sobre la temáticas de las ideas de nuevos proyectos:

Las temáticas especialidadas ni son buenas ni son malas, tienen sus ventajas e inconvenientes, como todo. Como siempre digo, la clave está en la ejecución, no en la idea y es en tu ejecución donde buscaría los errores.

Tanto la entrada cómo las repuestas de esa entrada son muy interesantes. Y el propio Javier Martín en otro post distinto, nos habla de que no es la idea lo importante sino las ideas que rodean a un proyecto. Yo matizaría que hay ideas mejores y peores, pero desde luego es durante la ejecución de un proyecto cuando surgen esas ideas periféricas de las que habla Javier que pueden convertir a un proyecto en una realidad. Sin una ejecución no hay proyecto sólo una idea sin valor, por lo que incluso una mala idea puesta en práctica tiene más valor que idea genial en el aire.