Saltar al contenido

A los pocos días de eharle un vistazo a haile, robot percusionista, apareció esta viñeta en xkcd:

xkcd.com recipes

Nunca he tenido muy claro cuando es mejor utilizar un algoritmo genético, pero el ejemplo de Haile me ha servido para comprender mejor en qué situaciones usar estos algoritmos: cuando haya una población de elementos  muy amplia y que haya que seleccionar los elementos más apropiados según algún criterio (con una función de selección). Puede que el nombre sea un poco engañoso porque es más un algoritmo estadístico que biológico, que según la wikipedia converge en probabilidad a la solución óptima.

Curiosamente, también según la wikipedia, en 1999 se concedió la primera patente a un objeto no diseñado por un ser humano: se trataba de una antena diseñada con un algoritmo genético. No he encontrado información adicional sobre esta antena, pero recuerdo leer la noticia de esta antena y ver una foto de la extraña forma que tenía.

En Laboratorio de Sistemas inteligentes del "Swiss Federal Institute of Technology", Dario Floreano ha conseguido unos robots que han aprendido a mentir. Los robots están pensados para sobrevivir en un medio en el que pueden ingerir veneno, que agota sus baterías, o comida que las recarga y les permite vivir. Programados con un algoritmo genético, cada generación de supervivientes trasmite sus genes a la siguiente aumentando sus posibilidades de supervivencia.
Pues parece que después de 50 generaciones, los robots tienen varios comportamientos:

  • los buenos ciudadanos: que avisan a sus compañeros de que hay veneno cerca (y se van).
  • los mentirosos: que avisan de que hay comida cerca cuando en realidad hay veneno. Y entonces se van tranquilamente a por la comida sabiendo que no tienen competencia.
  • los heroicos: avisan de que hay veneno y aún así se se acercan a ingerirlo para que no afecte a los demás.

Desconozco este tema, que roza la ecología y la biología, pero seguro que estos comportamientos encajan con actitudes encontradas en la naturaleza (animales egoistas, generosos, manadas con un compotamiento "cívico") cada uno adaptado al entorno de la forma más óptima.

Via slashdot.

Un post encontrado via slashdot sobre un algoritmo genético que evoluciona una red neuronal para controlar coches de carreras. Lo sorprendente es que la evolución de la red neronal ha dado lugar a unos coches de carreras agresivos que se golpean para ganar.