Saltar al contenido

1

Inesperadamente, Google ha anunciado que está probando coches sin conductor en carreteras y condiciones de tráfico reales. La noticia se me coló en vacaciones y la he descubierto a través de un artículo de Robin Hanson en overcoming bias, que identifica la conducción automática como una de las innovaciones más importantes para construir ciudades más grandes.

Tecnología patrocinada por el DARPA

¿De dónde ha sacado Google esta tecnología? Pues de Sebastian Thrun, jefe del equipo ganador del DARPA Grand Challenge del 2005 y del segundo premio en el 2007 del que ya he hablado por aquí. Uniendo la tecnología desarrollada por Thrun y su equipo, los coches de Google Maps y los centros de datos de Google, tenemos la combinación perfecta para desarrollar coches que conducen solos.

El NY Times ha cubierto la noticia en detalle y publicado un video sobre los coches de google:

Robert Scoble grabó un video de los coches antes de que google publicara la noticia, sin saber que el coche estaba conduciendo solo:

Sensores y algoritmos probabilisticos

La clave de estos coches son los sensores y los algoritmos de procesamiento de los datos obtenidos. En el artículo del Times se pueden ver los sensores que lleva un coche: un Lidar, 4 radares convencionales, una cámara de video y un estimador de posición. El propio Sebastian Thrun ha publicado un libro sobre robótica probabilística (Probabilistic Robotics).

Furgoneta italiana

Por otra parte, una universidad italiana que también participó en el Grand Challenge han construido una furgoneta autónoma que está conduciendo desde Italia hasta China, 13.000 km sin conductor. En la furgoneta viaja un conductor que de vez en cuando toma el control del vehículo porque hay zonas de las que no se tienen mapas y le acompañan varios vehiculos de apoyo.

Cambios legales

Es inesperado que Google haya desarrollado esta tecnología, pero no es sorprendente ya que es un proyecto que encaja enla filosofía de Google, es difícil, basado en investigaciones universitarias y muy, muy ambicioso. Como producto es difícil que lo desarrolle Google directamente, seguramente le dará licencias a los fabricantes para utilizar su software. Pero bueno, es complicado que antes de 10 años veamos coches conducidos automáticamente, aunque sólo sea por el cambio de legislación necesario (los coches de Google son legales ya que siempre hay un conductor que puede tomar el control del vehículo).

En physorg.com se puede leer que a junior le ha salido competencia en el DARPA Urban Challenge por parte del MIT. El equipo del MIT participa por primera vez, por lo que a priori parece partir con desventaja frente al resto. De todas formas esta desventaja me parece ficticia ya que en el MIT hay tecnología suficiente para suplirla (en la creación del coche han participado muchos departamentos, incluido el CSAIL). El coche que usará es un Land Rover LR3 (a pesar de estar patrocinados por Ford) que está cargado de sensores (varios radares láser, cámaras de alta velocidad y radares de automóviles) y potencia de cálculo (40 procesadores incluyendo 2 ordenadores donados por Quanta Computer que son de lo más potente del CSAIL).

Como nota curiosa, los premios de esta edición serán de 2$ millones, 1$ millón y 500.000$, y el equipo del MIT está entre los 10 equipos patrocinados, y es el único de estos que se estrena este año.