futuro cercano

Creo que a casi todos los camaradas del metal nos gustan los robots. Y aunque todavía no tenemos robots sirviéndonos la comida, cada vez hay una sensación más generalizada de que la invasión metálica está a punto de llegar. Supongo que será por las noticias sobre los proyectos robóticos de google y amazon (empresones dedicados a ganar dinero) y el uso de drones por parte del ejército americano (la policía del mundo).

Y aquí es donde encaja Robot futures un libro de Illah Reza Nourbakhsh en el que describe unas cuántas predicciones sobre la robótica a corto y medio plazo y el posible impacto en la sociedad. Recomendable para todos los interesados en el campo, ya que todos los puntos de debate que plantea son reales aunque no creo que estemos de acuerdo sobre las predicciones que hace Illah. Hace una extrapolación de las investigaciones actuales al futuro: desde la extensión de la analítica web al mundo físico (cámaras y sensores que nos monitorizan por todas partes) hasta el futuro de la telepresencia (en modalidad sobrecargada, cuando una persona pueda controlar varios cuerpos al mismo tiempo).

Una idea que me ha gustado y que presenta al inicio del libro es en que los robots no tendrán necesariamente forma física humanoide. La idea que se ha comentado por aquí alguna vez, es que los robots surgirán de la conexión entre internet, la inteligencia artificial y el mundo físico, por lo que para muchas aplicaciones y tareas no necesitaremos robots de forma humanoide. Y un corolario interesante es que los robots tendrán ojos en todas partes y se adelantarán a nuestras acciones. Hace unos días microsoft presentaba un ascensor inteligente que intenta predecir la planta a la que queremos ir. Si la cámara del ascensor se comunica con el sistema de control de puertas, tendremos un sistema mágico que nos abre la puerta antes de que entremos en casa.  Todo esto se puede construir ya aunque el grado de fiabilidad todavía no es el adecuado (es posible que le abra la puerta a cualquiera que pase por delante).

Las escenas que nos plantea Nourbakhsh plantean un debate que empieza existir, por lo que me ha parecido un libro interesante. Y además inspirador, creo que aprovecharé algunas ideas para ir escribiendo artículos en los próximos meses.

Deja un comentario