Saltar al contenido

Creo que a casi todos los camaradas del metal nos gustan los robots. Y aunque todavía no tenemos robots sirviéndonos la comida, cada vez hay una sensación más generalizada de que la invasión metálica está a punto de llegar. Supongo que será por las noticias sobre los proyectos robóticos de google y amazon (empresones dedicados a ganar dinero) y el uso de drones por parte del ejército americano (la policía del mundo).

Y aquí es donde encaja Robot futures un libro de Illah Reza Nourbakhsh en el que describe unas cuántas predicciones sobre la robótica a corto y medio plazo y el posible impacto en la sociedad. Recomendable para todos los interesados en el campo, ya que todos los puntos de debate que plantea son reales aunque no creo que estemos de acuerdo sobre las predicciones que hace Illah. Hace una extrapolación de las investigaciones actuales al futuro: desde la extensión de la analítica web al mundo físico (cámaras y sensores que nos monitorizan por todas partes) hasta el futuro de la telepresencia (en modalidad sobrecargada, cuando una persona pueda controlar varios cuerpos al mismo tiempo).

Una idea que me ha gustado y que presenta al inicio del libro es en que los robots no tendrán necesariamente forma física humanoide. La idea que se ha comentado por aquí alguna vez, es que los robots surgirán de la conexión entre internet, la inteligencia artificial y el mundo físico, por lo que para muchas aplicaciones y tareas no necesitaremos robots de forma humanoide. Y un corolario interesante es que los robots tendrán ojos en todas partes y se adelantarán a nuestras acciones. Hace unos días microsoft presentaba un ascensor inteligente que intenta predecir la planta a la que queremos ir. Si la cámara del ascensor se comunica con el sistema de control de puertas, tendremos un sistema mágico que nos abre la puerta antes de que entremos en casa.  Todo esto se puede construir ya aunque el grado de fiabilidad todavía no es el adecuado (es posible que le abra la puerta a cualquiera que pase por delante).

Las escenas que nos plantea Nourbakhsh plantean un debate que empieza existir, por lo que me ha parecido un libro interesante. Y además inspirador, creo que aprovecharé algunas ideas para ir escribiendo artículos en los próximos meses.

1

El sábado se anunció que google ha comprado la empresa de robótica boston dynamics, los creadores de bigdog, el perro/mula robótico más famoso de los últimos tiempos (tiene hasta una parodia en youtube).

El puzzle robótico de google

Con la compra de boston dynamics, ya son 8 las empresas de robótica que ha comprado google y todo indica que se están tomando muy en serio este campo. Andy Rubin, creador del sistema operativo Android, se ha puesto al frente de este proyecto y ha desvelado en una entrevista en el NY Times que hay oportunidades para la robótica en logística y fabricación.

Según el país, con las primeras 7 empresas que habían adquirido hasta la compra de boston dynamics, tenían tecnología para crear un robot con capacidad de trabajo manual y manipulación de objetos. Con su última compra, completan el puzzle con equilibrio y movilidad con piernas (los videos de bigdog, cheetah, wildcat etc. son espectaculares).

Además Google ya tiene tecnología para crear coches sin conductor y cuentan con Sebastian Thrun investigador de primera línea en este campo y con Peter Norvig, no tan relacionado con la robótica, pero desde luego muy destacado en inteligencia artificial.

Por otra parte, también están trabajando en el reparto de compra a domicilio (logística pura sin robots) en la zona de Sillicon Valley. Esto es importante porque le va a proporcionar a google datos obtenidos en el campo de trabajo y no dependerán de hacer desarrollos teóricos.

Parece que google está juntando todos los ingredientes para que salga algo interesante, pero seguimos hablando de un proyecto de investigación a largo plazo, según indica el propio Rubin.

La competencia

Lo importante es que la competencia de google también está invirtiendo en robótica y automatización. Amazon anunció que trabajaría en robotizar la distribución, pero con drones en vez de robots con piernas. Y hace un año que compraron kiva, una empresa dedicada a la automatización de almacenes.

Apple también anunció que invertirá dinero en una fábrica con un alto grado de automatización en los Estados Unidos  (no encuentro el link donde lo leí, pero aquí hay información). La idea es llevarse parte de la producción en China a los Estados Unidos gracias a la reducción de costes por la automatización.

Así que parece que estamos en una pequeña carrera para automatizar fábricas, líneas de montaje, almacenes y distribución de productos. Podría haber una burbujita de compra de empresas dedicadas a la robótica: la nueva empresa de Rodney Brooks, rethink robotics, que también se dedica a la fabricación, Willow garage que también tienen robots con capacidad de manipulación avanzada, o irobot (la empresa que fabrica el roomba, aunque no se dediquen a la manipulación, almacenaje, etc) son algunas candidatas.

Es complicado saber si se podrán hacer robots útiles en la práctica, pero la ventaja es que estas empresas tienen recursos para sacar adelante estos proyectos.

Hace unos días ha sido el WWDC de Apple. Me han llegado varias referencias a  una empresa que se dedica a la robótica y la inteligencia artificial llamada anki. El artículo más completo es del spectrum del ieee. También han recibido inversión de Marc Andressen uno de los inversores emblemáticos del mundillo de Silicon Valley.

Después de ver el video de presentación, me parece que tienen un buen software pero creo que no han encontrado la aplicación apropiada. A fin de cuentas, lo que han enseñado no es más que una especie de "escalextric" futurista.

No quiero quitarles méritos. Ese escalextric está cargado de tecnología, pero me da la sensación de que su objetivo es conseguir dinero para hacer algo más serio.

La idea en sí no es mala del todo. Hay una tendencia creciente a integrar el juego virtual con interfaces físicas gracias a tablets y móviles. Es una tendencia que me parece que puede dar ideas muy buenas para juegos y aplicaciones reales. En este artículo de El mundo hay algunos ejemplos más.

Pero en el caso de anki, lo van a tener complicado. Cómo juego al utilizar un interfaz físico, está un poco limitado en comparación con los juegos software. Es cómo comparar un escalextric con un juego de fórmula 1 de ordenador. No creo que la gente se gaste el dinero en unos coches más inteligentes y manejables si al final en casa sólo te cabe una pista con un 8. Aunque sí es verdad que el hecho de añadir disparos y explosiones, puede hacer que la diversión se multiplique respecto a un escalextric normal.

A pesar de que no sé si triunfará éste producto, sí creo que tienen unos algoritmos potentes y probablemente podrán hacer cosas más interesantes relacionadas con la robótica. El problema de la robótica actual es que o bien necesita aparatos muy caros que todavía son prototipos en laboratorios (tipo Google Car) o no son lo suficientemente potentes para hacer tareas complejas (Roomba). A ver si anki consigue las dos cosas: dispositivos baratos y aplicaciones potentes.

2

Las impresoras 3D nunca me han llamado demasiado la atención, las veo como algo muy lejano en el tiempo. Van a ser una revolución, pero no las veo útiles para los usuarios particulares, excepto para los más autodidactas. Al igual que bubok permite imprimir libros a demanda, surgirán servicios similares con impresoras 3D para objetos imprimibles, al estilo de lo que ya hace ponoko.

Este pequeño rollo es para introducir el miniskybot, uno de los primeros robots (el primero que tengo noticia) completamente abierto: código abierto, hardware abierto e imprimible en una impresora 3D (que también es de código abierto e imprimible en 3D). Como bonus sólo se ha utilizado software de código abierto para el desarrollo del mismo (vaya trabalenguas).

Para la robótica como bien apunta Juan, el uso de impresoras 3D puede permitir el prototipado rápido de hardware, un elemento que hasta ahora era más bien estático. Soy un completo ignorante en las impresiones 3D, pero me imagino que podré imprimir en mi casa una pieza diseñada por un estudiante finlandés y enviarle modificaciones a su pieza para que las imprima y pruebe esté donde esté. La precisión de la impresora al fabricar las piezas y los materiales que se pueden imprimir son las limitaciones que se me ocurren a ojo.

Por último, sobre Juan, coincidí con él hace muchos años en la escuela de teleco de la politécnica, en el taller de microbótica que impartía. Sus conocimientos ya eran impresionantes y era un promotor del código abierto y del hardware abierto mucho antes de la popularización de arduino. Enhorabuena por este miniskybot!