Saltar al contenido

Un grupo de científicos han conseguido infiltrar un robots de pequeño tamaño en un grupo de cucarachas y han conseguido incluso controlar el comportamiento del grupo. Las cucarachas poseen ciertas características que facilitan la tarea:

  • Sociedad simple, igualitaria y democrática (comparada con las sociedades jerárquicas y organizadas de abejas y hormigas)
  • No tienen muy buena vista (se las puede engañar, los robots no guardan ningún parecido físico con las cucarachas, sólo el tamaño).
  • Se han infltrado usando "olor a cucaracha" para engañarlas.

El experimento consistía en poner un grupo de cucarachas que inicialmente iban hacia un lugar oscuro. Los robots se integraban en el grupo hasta unirse a mayoría del grupo. Una vez integrados, los robots se desplazaban hasta una localización que no es tan interesante a priori para las cucarachas, pero iban porque sus compañeros robóticos las acercaban ahí.

Inteligente experimento sirve para explicar las bases biólogicas del paradigma basado en comportamiento: las cucarachas no piensan, siguen un comportamiento simple pero útil: seguir a los miembros más cercanos del grupo (si hay miembros vivos cerca, probablemente hay más probabilidades de sobrevivir).

En ny-times y un video en la bbc.

Via slashdot.

En engadget aparece un robot con locomoción híbrida, con ruedas y patas, que además recuerda a una cucaracha.
Lástima que el enlace original esté en japonés, pero es una propuesta cuando menos curiosa. Supongo que la idea es utilizar las ruedas dónde sea posible, ya que son un medio de locomoción muy eficiente en términos energéticos, pero necesitan espacios relativamente planos para funcionar. Por ejemplo, en la naturaleza, hay pocas cosas que rueden.