2

Dos años y pico desde la última entrada, he perdido la práctica de escribir. Pero siendo optimista, y se puede ver al revés: 10 años desde que empecé con el blog y, aunque lo parece, todavía no ha muerto.

...continúa leyendo "reinicio"

Creo que a casi todos los camaradas del metal nos gustan los robots. Y aunque todavía no tenemos robots sirviéndonos la comida, cada vez hay una sensación más generalizada de que la invasión metálica está a punto de llegar. Supongo que será por las noticias sobre los proyectos robóticos de google y amazon (empresones dedicados a ganar dinero) y el uso de drones por parte del ejército americano (la policía del mundo).

Y aquí es donde encaja Robot futures un libro de Illah Reza Nourbakhsh en el que describe unas cuántas predicciones sobre la robótica a corto y medio plazo y el posible impacto en la sociedad. Recomendable para todos los interesados en el campo, ya que todos los puntos de debate que plantea son reales aunque no creo que estemos de acuerdo sobre las predicciones que hace Illah. Hace una extrapolación de las investigaciones actuales al futuro: desde la extensión de la analítica web al mundo físico (cámaras y sensores que nos monitorizan por todas partes) hasta el futuro de la telepresencia (en modalidad sobrecargada, cuando una persona pueda controlar varios cuerpos al mismo tiempo).

Una idea que me ha gustado y que presenta al inicio del libro es en que los robots no tendrán necesariamente forma física humanoide. La idea que se ha comentado por aquí alguna vez, es que los robots surgirán de la conexión entre internet, la inteligencia artificial y el mundo físico, por lo que para muchas aplicaciones y tareas no necesitaremos robots de forma humanoide. Y un corolario interesante es que los robots tendrán ojos en todas partes y se adelantarán a nuestras acciones. Hace unos días microsoft presentaba un ascensor inteligente que intenta predecir la planta a la que queremos ir. Si la cámara del ascensor se comunica con el sistema de control de puertas, tendremos un sistema mágico que nos abre la puerta antes de que entremos en casa.  Todo esto se puede construir ya aunque el grado de fiabilidad todavía no es el adecuado (es posible que le abra la puerta a cualquiera que pase por delante).

Las escenas que nos plantea Nourbakhsh plantean un debate que empieza existir, por lo que me ha parecido un libro interesante. Y además inspirador, creo que aprovecharé algunas ideas para ir escribiendo artículos en los próximos meses.

Paradojas de la estadística:

No sé si llegará al 1%, pero si consigo acertar con el futuro de alguien, estará convencido de que mi experimento es capaz de adivinar el futuro. Y si consigues acertar 2 veces (1 cada 10.000) todavia más convencido. Y sin embargo con los millones de usuarios que hay en internet lo dificil sería no acertar con nadie.

El país publica una columna sobre el panorama actual de la robótica: los robots han venido para quedarse, que me ha hecho pensar sobre el estado de la robótica y me da mala espina.

El año pasado había anuncios en la tele de bancos anunciando la alta rentabilidad de la bolsa y lo bien que iba todo. En ese momento un sexto sentido me avisó de que eso significaba que no debía de ir tan bien. Se trata de una regla personal, no siempre funciona, no es un método científico ni nada parecido. Con este artículo se han vuelto a encender las alarmas: cuando en un periódico generalista se habla de que la robótica está a la vuelta de la esquina y no de los robots que ya están aquí, significa que probablemente no estén tan a la vuelta de la esquina. Resultará increible que escriba esto aquí, pero mis alertas se han disparado y no creo que estemos tan cerca de un escenario robótico (aunque no creo que estemos demasiado lejos). Simplemente lo veo como una mini burbuja, similar a lo que ocurre con la web2.0, muchas espectativas, mucha ilusión, pero no tanta realidad.

Otros pequeños comentarios sobre este artículo: Bill Gates no es un visionario de la robótica. Se ha apuntado al carro, pero al igual que pasó con internet se ha apoderado del título de gurú. Quizá sea porque su empresa ha lanzado el Microsoft Robotics Studio, y por eso le interesa que se le vea como un gurú, pero su software, aunque realmente interesante, llega cuando el movimiento de la robótica ya tiene inercia y peso propios, para nada ha sido el iniciador y el visionario. Incluso se le atribuye la idea de que la robótica está en el mismo estado que la microinformática en los años 80, cuando esa idea ya la he oido por ahí antes (lo siento no tengo links). Para mí, Bill Gates es un tipo muy inteligente pero no un visionario.

La definición de robot del artículo: ordenador con 4 patas. Pueden ser 4 ruedas, pero técnicamente es lo que hay ahora mismo. Ni más ni menos, con las limitaciones de los ordenadores, quizá no seamos conscientes de esto. ¿Puede un ordenador hablar contigo? Entonces un robot tampoco. Y es mucho más sencillo y barato ponerle software para hablar a un ordenador personal que comprar un robot que contenga un ordenador personal con software para hablar.

En todo caso, se trata de un medio con mucha difusión y eso mueve más gente y dinero alrededor de este mundillo, lo que hará que siga avanzando.

2

A través de robots.net he encontrado una interesante presentación de Rodney Brooks, titulada algo así como Robots: en el campo de batalla y en casa. Se puede ver el vídeo completo de la presentación con transparencias, de la que se pueden extraer las siguientes conclusiones:

  • La adopción de los robots está aumentando tanto en el campo militar como en los hogares.
  • El aumento de la edad media es un factor para la adopción de los robots en el hogar (para teleasistencia).
  • La tendencia es a introducir más autonomía en los robots, se está pasando de la teleoperación al despliegue de robots completamente autónomos.
  • Un efecto curioso es que actualmente un mayor coste no implica mayor autonomía. Robots muy baratos como Roomba son autónomos y sin embargo otros robots carísimos no lo son. Esto se debe a que en los robots caros (con mayor responsabilidad) no se quiere que la misión fracase, por lo que las decisiones importantes y/o complejas se dejan a operadores humanos (se puede ver como desconfianza en los robots, pero la confianza se gana poco a poco haciendo las cosas bien).
  • La evolución de la robótica está siendo exponencial, al igual que las tecnologías que la soportan como la informática. Fantástico el ejemplo del carro de Stanford (en el que él trabajó) que recorría 20 metros en 6 horas (en 1979) comparado con Stanley, capaz de recorrer unos 200km en el mismo tiempo, 26 años después (en 2005).
  • El crecimiento exponencial en almacenamiento se puede malinterpretar (como han hecho en computer weekly). Brooks dice que el crecimiento exponencial es necesario para la difusión de la robótica, pero no en particular que el almacenamiento sea clave. Él es defensor de la robótica sin estado interno y de usar el mundo como modelo siempre que la tarea no requiera almacenar un modelo interno.
  • La interacción con los robots es un factor clave para su difusión, por ejemplo la introducción de joysticks para el control de robots militares, la introducción de factores sociales como en kismet ó la medida y control de fuerza y la introducción de interfaces de voz cómo Sphinx en domo. (Mi aportación: unos de los robots más famosos de la ciencia ficción R2D2 y C-3PO son verdaderos personajes de la historia con fuertes respuestas emocionales)
  • La interacción permitirá crear vínculos emocionales con los robots (por ejemplo, en Irak y Afganistán, los soldados que usan robots crean vínculos emocionales con ellos).
  • El movimiento open source se menciona casi colateralmente (la plataforma de iRobot aware es 98% open source). Para mí este hecho también es fundamental, porque permite el acceso a la tecnología a más gente, creando un efecto nuevamente exponencial.

Cómo anécdota, Brooks cuenta que no cree que los robots vayan a tomar el mundo como en las películas de ciencia ficción. Él piensa que los humanos (añadiendo cada vez más prótesis e implantes) y los robots (añadiendo cada vez más humanidad en su diseño) nos iremos integrando, hasta ser indistinguibles. No estoy tan seguro de este último punto, aunque es difícil decir (tiene chicha para otro post). Por lo demás, estoy totalmente de acuerdo con el director del CSAIL.