Saltar al contenido

En petitinvention, muestran un concepto interesante, el pc de escritorio portátil:

La idea es reducir el tamaño de un minimac para poder llevártelo cómo si fuese un portátil. La ventaja de este ordenador sería que pesaría menos (no usaría baterías, ni teclado, ni pantalla) y nos permitiría tener nuestros datos y nuestro ordenador en cualquier lugar que podamos conectar nuestro ordenador (pero... necesitamos una pantalla y teclado dónde conectarlo).

Puede ser práctico para poder moverlo en casa, por ejemplo el eee box sigue una filosofía parecida, aunque no está diseñado tanto para poder moverlo fácilmente.

Si la idea es la movilidad de datos, otra opción más sencilla es usar un disco duro portátil con nuestros datos. Pero sigo pensando que estas soluciones son parecidas a la de llevar CD's físicamente. Hoy en día es mejor pensar en red y que nuestros datos residan (protegidos) en servidores y que podamos acceder nuestro escritorio desde cualquier ordenador, algo parecido a eyeos.

Últimamente me ha llamado la atención la serie eee de Asus que se inició con el portátil de bajo coste eee PC y se ha ampliado con el eee box, que es una versión para escritorio. Ámbos son pc's de pequeño tamaño no muy potentes pero completamente funcionales. Excepto para juegos 3D (aunque en el eee PC se puede jugar a tuxracer perfectamente)  y programas que requieran mucha potencia de cálculo, probablemente sean suficiente para la mayoría de usuarios, sobretodo para los usuarios que usan el ordenador para acceder a internet. Tengo un eee PC y resulta muy práctico para ver fotos, documentos o leer blogs sin encender el ordenador principal.

Aunque por el momento los ordenadores de la serie eee están pensados como segundo ordenador, dado que su potencia es suficiente para acceder a internet y que muchas aplicaciones informáticas se han convertido en aplicaciones web (Google docs, por ejemplo), es posible que la familia eee modifique la forma de consumir ordenadores. Estos pequeños pc's son dificilmente actualizables, pero en más menos un año se pueden renovar por otro más nuevo sin que el bolsillo se resienta demasiado, de forma parecida a cómo se hace con los teléfonos móviles.

Es posible que se cree un nuevo hábito de cambiar de ordenador al estilo de cómo se hace con los móviles, pero esta nueva forma no será extensible a todos los usuarios, sólo a los que usan el ordenador como puerta de acceso a internet.