Saltar al contenido

Uno de los argumentos en contra de la arquitectura en nube es la privacidad, al dejar en manos de una empresa externa nuestros datos personales.

Depositar tus datos en una empresa externa supone un salto de confianza importante, pero vez dado no tiene marcha atrás. Sin embargo, ese salto no es más que una barrera psicológica que ya hemos dado en otros ámbitos.

Por ejemplo, cada al pagar con tarjetas de crédito, cedemos parte de nuestros datos a estas empresas. Tienen acceso a los productos que pagamos, nuestras tiendas favoritas, nuestras horas favoritas de compra, etc. Y sin embargo, la facilidad en el pago supera el riesgo de ceder nuestros datos personales. Al depositar nuestra confianza en visa, mastercard, etc. esperamos que nuestros datos personales no se pierdan ni se usen para otra cosa que no sea el pago de productos.

Cada vez que pagamos en un centro comercial y usamos una tarjeta de fidelización para obtener descuentos. Con esa información nos identifican y clasifican para saber qué compramos y cuando compramos. Sin embargo los descuentos que nos ofrecen, compensan la pérdida de privacidad.

No hay que confiar ciegamente nuestros datos a las empresas, pero creo que terminaremos depositando nuestra confianza en estas empresas y cederemos nuestros datos confiando en que las empresas sean responsables.

Sólo cederemos nuestra privacidad si un servicio merece la pena, compensa la pérdida de privacidad y la empresa es responsable en el tratamiento de nuestros datos, es decir si se ganan nuestra confianza.

Una de las características más interesantes de e-bay es la capacidad de generar confianza mutua entre el comprador y el vendedor. Tanto el comprador como el vendedor al finalizar una transacción comercial, pueden evaluarse mutuamente. Esto genera un historial de compras y ventas que es muy útil a la hora de elegir un producto (o aceptar la oferta de un comprador): un vendedor con un 99% de valoraciones positivas da más confianza que uno con un 10%. Incluso la evaluación forma parte del proceso de compra y está mal visto no hacer la evaluación. Este proceso es beneficioso tanto para el comprador como para el ya que genera prestigio para el vendedor y confianza para el comprador y ayuda a eliminar las dudas que surgen en una transacción: ¿me llegará el producto si compro a esta persona? ¿me pagará este cliente?

La ventaja de ebay respecto a otras plataformas es que está integrado en el proceso de compra. Existen portales de evaluaciones como ciao, kelkoo ó wikio, pero al no estar integrados en el proceso de compra, lo normal es que los compradores opinen más frecuentemente cuando la transacción ha ido mal y no cuando ha ido bien.

Ahora que estamos en el momento de la integración por medio de mashups, sería buena idea que los propietarios de tiendas electrónicas integraran algún mecanismo de evaluación en el proceso de compra. Pero para poder hacerlo necesitarían un api de evaluación (y si es común a todos los sitios y abierto al estilo open social, mejor). Así se instauraría un sistema de confianza mutua similar al que genera ebay, pero multivendedor.