Saltar al contenido

1

En un artículo de techcrunch, Eric Clemons habla sobre la muerte de la publicidad. Cuando se habla  sobre el fin de algo (la novela, la prensa, los blogs) suelo ser escéptico, ya que a la larga en la mayoría de los casos el fin no suele ser absoluto, sino que supone una transformación. Por ejemplo la radio en los años 50 era una parte fundamental de los hogares. La televisión parecía que iba a ser el fin de la radio, pero la radio sin embargo ha mantenido su presencia.

En este caso, Eric Clemons basa su argumentación en 3 premisas interesantes:

  • Los usuarios no confían en la publicidad: los productos que se dan a conocer a través de anuncios tienen menos credibilidad que los productos que nos llegan a través de conocidos, blogs, etc. Por ejemplo, los enlaces patrocinados en las búsquedas de google inspiran menos confianza que los enlaces obtenidos en los resultados orgánicos.
  • A los usuarios les molesta la publicidad: la mayoría de usuarios, si pueden, evitan la publicidad (zapping, descargas p2p, bloqueadores de anuncios, etc).
  • Los usuarios no necesitan la publicidad: para llegar a los productos los usuarios prefieren buscar los productos a través de motores de búsqueda, blogs, foros, recomendaciones, etc.

Aunque no creo que la publicidad vaya a desaparecer, estas premisas son interesantes porque están cambiando la forma de la publicidad. Por ejemplo de los molestos banners de la era ".com" hemos pasado a los discretos anuncios de adsense. De soportar los cortes publicitarios en la televisión estamos pasando a los anuncios contextuales integrados en youtube. Y de los programas de venta directa en television estamos pasando a un modelo de "reviews" de productos en internet en blogs, foros, etc.

Idealmente los productos buenos no necesitan publicidad ya que los usuarios hablarán bien de ellos, pero hay más factores importantes en la publicidad. No toda la publicidad sirve para anunciar productos sino que también sirve para potenciar la imagen de marca. Además la publicidad es una forma aceptable de compensar a los autores de contenidos.

Lo cierto es que aunque aceptar estas premisas no suponga el fin de la publicidad, probablemente implica cambiar los modelos de publicidad a los que estamos habituados por otros menos intrusivos y molestos.

Google ha decidido retirar los bloques de anuncios de vídeo de adsense, debido a su bajo rendimiento. Estos anuncios mostraban contenido publicitario de vídeo en páginas web. No es lo mismo que los anuncios adsense para vídeo que son anuncios de texto embebidos en vídeos, aunque parece que al menos en youtube tampoco parecen funcionar demasiado bien, ya que youtube sigue perdiendo dinero. Y con esta retirada ya van unos cuantos productos publicitarios menos de google: no hay anuncios en radio ni prensa escrita. A largo plazo me parece que es una oportunidad perdida: los bloques de vídeo podían ser el equivalente a la publicidad de televisión. Parece que el rendimiento en páginas web ha sido bajo, pero me imagino que la publicidad de vídeo terminará integrada en youtube más adelante. A google le queda la publicidad en videojuegos además de adsense, pero parece que el mundo físico se le ha atragantado y aquí es dónde creo que puede venir el siguiente gigante publicitario-tecnológico, el que consiga integrar el mundo físico con internet.