Saltar al contenido

En microsiervos me encontré hace tiempo una mesa de ping pong interactiva diseñada por Craig Wisneski, Julian Orbanes, Ben Chun y el profesor Hiroshi Ishii del tangible media group:

El grupo está dirigido por el propio Hiroshi Ishii y trabaja alrededor de la idea de tangible bits, cuyo objetivo es mejorar la interacción hombre-máquina utilizando interfaces físicos, interfaces tangibles traduciendo literalmente. En cuanto pueda le echare un vistazo a los papers que Ishii ha publicado sobre este tema:

Browse for a cause, en español, navega por una causa. La idea de este proyecto es recopilar dinero para diferentes ong's a través de un plugin para firefox y en el futuro para google chrome. La forma de hacerlo es insertar códigos de afiliación asociados con este proyecto, de forma que, por cada compra que hagamos en sitios con programas de afiliación cómo amazon, donarán una parte de nuestra compra a browse for a cause, que repartirá entre las ong's de nuestra elección el dinero recaudado.

Una forma sencilla de donar dinero para una buena causa, pero también una forma de aprovechar la infraestructura del navegador. Últimamente estoy investigando el tema de los plugins para navegadores y creo van a aparecer más aplicaciones que aprovechen la infraestructura del navegador a través de plugins para implementar aplicaciones, sobretodo si el navegador se termina convirtiendo en el sistema operativo.

2

Por el momento, internet está teniendo muy poca influencia en la política, sólo los políticos más "tecnológicos" incluyen nuevas vías de comunicación con los ciudadanos, como el conocido caso de Barack Obama en los Estados Unidos, pero es un caso aislado. En general (sobretodo en España) se sigue considerando a internet cómo a un canal de comunicación más y se desestima la bidireccionalidad inherente a internet.

Hacking de la democracia

En informática, hack es un término que según la wikipedia sirve para:

...denominar a las pequeñas modificaciones que se le pueden hacer a un programa o máquina para mejorar o alterar su funcionamiento, particularmente si se trata de una solución creativa o poco convencional a un problema.

Paradójicamente, a pesar del inmovilismo de los políticos, existen movimientos ciudadanos que, al igual que el hacking informático, utilizan los mecanismos democráticos existentes  para modificarla y hacerla más flexible, aplicando soluciones creativas y poco convencionales. Uno de los ejemplos es el de ciudadanos en blanco, un partido cuyo compromiso es dejar sus escaños en blanco cómo protesta para que el voto en blanco compute de la forma que éste partido considera correcta (la legislación actual tiende a ignorar el voto en blanco). Es un ejemplo de modificación del funcionamiento de la democracia usando la propia democracia, un hack de la democracia.

El partido pirata o anteriormente los partidos verdes pueden considerarse dentro de la misma categoría: ante la falta de consideración de los partidos políticos hacia un tema o temas que la sociedad considera importantes, surgen partidos específicos para resolverlos.

Democracia directa

También hay partidos que intentan modificar el propio funcionamiento de la democracia representativa para implantar mecanismos de democracia directa (o similares) cómo el partido de internet, el d3 (democracia directa digital) ó iniciativas como la plataforma para la democracia directa. En estos casos los ciudadanos no eligen a representantes que hablan en su nombre, sino que cada ciudadano puede participar en su propio nombre. Éstos partidos intentan utilizar los mecanismos de la democracia no sólo para mejorarla sino para modificar completamente su funcionamiento.

Formas alternativas de democracia

Pero gracias a la informática distribuida no sólo disponemos del mecanismo de la votación para ejercer la democracia, sino que existen formas alternativas cómo la futarquía, un sistema político en los representantes (elegidos mediante votación) proponen medidas que son evaluadas mediante un mercado predictivo. Éste tipo de mercados tienen un funcionamiento similar al de los mercados de valores e intentan aprovechar la inteligencia colectiva de los ciudadanos, con lo que no sólo se someten algunas cuestiones a votación, sino que son evaluadas comparativamente con otras soluciones similares en un mercado.

La conclusión es que es posible establecer nuevos mecanismos de participación ciudadana, que sólo hemo empezado a vislumbrar. Es importante no limitarse a reproducir los esquemas existentes basados en situaciones sociales y tecnologías anteriores, sino plantear soluciones nuevas que aprovechen las posibilidades de internet, no sólo como medio de comunicación, medio de votación, sino cómo herramienta para recoger la inteligencia colectiva de los ciudadanos.

1

Lo que los "artistas" no han conseguido por la vía judicial, finalmente lo logran por la vía política: la posibilidad de cerrar sitios web sin intervención judicial, por medio de una comisión dependiente del ministerio de cultura. Deberían serguir el ejemplo de la wikipedia: la cultura debería ser libre  y compartirse sin intereses económicos de por medio. Eliminando a la industria, descubriremos a los artistas auténticos, no a los que se mueven por dinero.

Desde aquí suscribo el manifiesto en defensa de los derechos fundamentales de internet:

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

1

A través de thinkwasabi, he llegado a un complemento de firefox llamado juice, que tiene 2 funciones principales:

  • Busca información contextual relativa a un texto que se puede arrastrar a la barra de juice. Dependiendo del texto arrastrado, devuelve información de la wikipedia, información de tiendas y/o catálogos, etc. En caso de no poder encontrar ningún tipo de información, realiza una búsqueda en google.
  • Por otra parte, permite crear una lista de videos y contenidos digitales para ver más tarde, arrastrando también los contenidos a la barra lateral de juice.

Lo que me ha llamado la atención de este complemento es que tiene un acabado muy comercial, casi parece una aplicación encastrada dentro de un navegador. Imaginando una situación en que el navegador sustituye al sistema operativo, este plugin ofrecería información contextual sobre cualquier texto seleccionable en nuestro sistema operativo. Esto sería una funcionalidad bastante interesante y por la que habría gente dispuesta a pagar.

Pero ¿sería posible ofrecer un complemento cómo este con una licencia de pago? Últimamente se han puesto de moda los marketplaces, debido al gran éxito de la tienda de apple. Parece que incluso Canonical, los creadores de Ubuntu, están pensando en crear su propia tienda de aplicaciones. ¿Se estará perdiendo Mozilla una oportunidad de crear un marketplace de complementos? ¿Tiene sentido ofrecer complementos para un navegador de pago?

Si el navegador le roba protagonismo al sistema operativo y consigue que las aplicaciones web funcionen como aplicaciones de escritorio, es posible que tenga sentido este mercado de plugins o de aplicaciones basadas en prism. Podría ser una buena idea, tanto para los creadores de aplicaciones cómo para los usuarios.