Saltar al contenido

cuestión de precio

SanDisk (via Baquia) presentó hace unos días un formato de música nuevo, basado en tarjetas SD, sin DRM, a un precio de 7-10 dólares. Creen que el usuario sigue apegado a la compra física a la hora de comprar música, que necesitamos comprar algo físico. La idea tiene algo de verdad, creo que una parte de los usuarios les gusta comprar algo físico al comprar música, pero para la mayoría de usuarios ya no es así. Al menos para la mayoría de la música, muchos de mis amigos sólo comprarían físicamente algunos de los CD's que mas les ha gustado, y la mayoría preferiría ir a un concierto del artista/artistas.

La mayoría de usuarios quieren escuchar música y no necesitan la posesión de algo material, así se ha convertido en un problema de percepción del valor de un disco, la gente no percibe el valor que tiene un CD. Además dad la tecnología actual, andar con CD's o tarjetas encima e ir intercambiandolas para escucharlas ya no tiene mucho sentido, cuando un sólo aparato almacena toda la música. ¿Para cuando un servicio de suscripción económico (2-3€/mes) que permita obtener toda la música que quieras dónde quieras?

Un servicio así, compensaría a los artistas proporcionalmente al número de escuchas o descargas, dejaría un margen a los intermediarios (las antiguas discográficas que pienso que siguen siendo necesarias como filtro de calidad). Por 2-3€ / mes me susccribiría de por vida sin problemas y creo que la mayoría de la gente también y no merecería la pena descargar música en P2P. Multiplicando 3€ por 2-3 millones de suscriptores al mes (calculando un poco a ojo una tasa de penetración del 5% en España) y tenemos un buen negocio. Claro, probablemente no es comparabe a los números que manejan actualmente las discoráficas y ése es el problema de fondo.

Pero poco a poco surgirán nuevas alternativas en esta dirección: parece que MySpace va a lanzar un servicio parecido al que describo. Se podrá escuchar música gratis visualizando publicidad y descargar una canción costará 0,79$ por canción. También Sony y Nokia tienen servicios similares, que ofrecen conjuntamente con operadores de móviles, por una tasa anual se podrán descargar canciones. Aunque estos servicios todavía no son perfectos y creo que deberían ofrecer la posibilidad de escuchar música en cualquier parte.

Hace tiempo lo comentaba con un amigo, los operadores de telefonía e internet, son los que lo tienen más fácil. Pueden añadir entre 2 y 10 € más a la factura mensual y ofrecer un servicio de descargas ilimitadas de películas y música. Mucha gente no lo notaría y el servicio de internet sería equivalente a un servicio de música y películas. El problema es que estos operadores tienden a facturar por película a precio de video club (10-12€ por película) y en ese caso vuelven a caer en el problema de la percepción del precio: demasiado caro para un usuario normal, que vuelve a recurrir al P2P.

Si ahora te proponen un negocio que te cuesta fabricar un producto 10€ pero tus estudios de marketing demuestran que los clientes sólo quieren pagar 0,5€, lo normal es abandonar el negocio o reducir los costes para adecuarlos a la demanda.

Deja un comentario