Saltar al contenido

Inteligencia dependiente del cuerpo

Esta semana en Talking robots le hacen una entrevista a Rolf Pfeifer muy interesante. Entre otras cosas explica que la inteligencia no tiene sentido si no se tiene en cuenta el cuerpo donde se desarrolla ("embodied intelligence").

Uno de los pensamientos que comparto es lo que piensa sobre la capacidad sensorial de los robots. Estamos a años luz de la capacidad sensorial de cualquier ser vivo, por lo que los robots no pueden comportarse ni de lejos como cualquier ser vivo. Un ejemplo sencillo que se me ocurre: si un robot no es capaz de sentir entre suelo y moqueta, es difícil implementar el algoritmo para aspirar la moqueta y fregar el suelo.

En la IA clásica, los investigadores se centraban en los algoritmos para optimizar el recorrido de fregado. En la IA moderna, habrá que centrarse en situar la IA, hacerla dependiente del contexto y en robótica añadir más capacidad sensorial, y como dice Rolf, avanzar en la ciencia de materiales para aumentar la capacidad sensorial.

Deja un comentario