1

En mi última visita a un restaurante de comida rápida me sorprendió un cambio en el modo de atender a los clientes. Lo normal es hacer el pedido en caja, esperar a que te saquen el pedido en la barra/caja y luego llevártelo a tu mesa. Esta vez el pedido lo hicimos a través de una pantalla táctil, luego recogimos una llave electrónica que nos llevamos a una mesa del restaurante y un camarero nos llevó la comida a nuestra mesa cuando estuvo lista.

La clave está en la llave que te llevas al hacer el pedido. Permite que el camarero pueda llevar cada pedido a la mesa correcta independientemente de donde te sientes. En el momento que utilicen cámaras y técnicas de visión artificial, el proceso se puede simplificar todavía más y no hará falta la llave electrónica. Al estilo de lo que se ve en los vídeos de Amazon Go.

Es un cambio mucho más importante de lo que pueda parecer. En estos restaurantes de comida rápida, el ahorro de costes está en el autoservicio. Pero gracias a la automatización, ahora ofrecen un servicio más parecido al de un restaurante tradicional. Esto es él principio de los cambios que vamos a ver en los próximos años.

Acabo de migrar a https. Para los informáticos de mi quinta, a más de uno les parecerá como si me hubiera adentrado en la zona de dragones de los mapas medievales. Pero, por si alguno tiene pendiente hacer este cambio, ha resultado mucho más sencillo de lo que esperaba.

Desde hace tiempo se está fomentando su uso desde organizaciones como el w3c, google (en calidad de buscador) que favorece a los sitios que implementan https y por otra parte los navegadores chrome  y mozilla, que también han anunciado medidas para propiciar el uso de https. Así que, poco a poco, https se ha vuelto casi obligatorio desde este año. Además el nuevo HTTP2  en la mayoría de navegadores solo funciona sobre https, como medida para favorecer el uso de la navegación segura.

Debido a esta presión para cambiar de http a https, la mayoría de herramientas para convertir los sitios en https se han simplificado muchísimo. Para empezar, gracias a letsencrypt.com podemos obtener certificados gratuitos. En WordPress, gracias al plugin WP Encrypt el proceso para obtener un certificado es tan simple como rellenar un formulario y pulsar unos botones. Y por último, en el caso de mi hosting, configurar https en apache se hace con una herramienta muy sencilla, por lo que el proceso completo es casi trivial.

Solo he tenido que toquetear algunas urls (imágenes, scripts de analytics, etc) por lo que es posible que alguna página antigua no esté actualizada. Pero, de momento, no me he encontrado con dragones.

A partir de las 128 cosas que van a desaparecer cuando los coches no necesiten conductores,  que parte de  este artículo en inglés, se me ha ocurrido una idea muy friki: las leyes de tráfico podrían estar implementadas en código. ...continúa leyendo "código de circulación"

2

Dos años y pico desde la última entrada, he perdido la práctica de escribir. Pero siendo optimista, y se puede ver al revés: 10 años desde que empecé con el blog y, aunque lo parece, todavía no ha muerto.

...continúa leyendo "reinicio"

Creo que a casi todos los camaradas del metal nos gustan los robots. Y aunque todavía no tenemos robots sirviéndonos la comida, cada vez hay una sensación más generalizada de que la invasión metálica está a punto de llegar. Supongo que será por las noticias sobre los proyectos robóticos de google y amazon (empresones dedicados a ganar dinero) y el uso de drones por parte del ejército americano (la policía del mundo).

Y aquí es donde encaja Robot futures un libro de Illah Reza Nourbakhsh en el que describe unas cuántas predicciones sobre la robótica a corto y medio plazo y el posible impacto en la sociedad. Recomendable para todos los interesados en el campo, ya que todos los puntos de debate que plantea son reales aunque no creo que estemos de acuerdo sobre las predicciones que hace Illah. Hace una extrapolación de las investigaciones actuales al futuro: desde la extensión de la analítica web al mundo físico (cámaras y sensores que nos monitorizan por todas partes) hasta el futuro de la telepresencia (en modalidad sobrecargada, cuando una persona pueda controlar varios cuerpos al mismo tiempo).

Una idea que me ha gustado y que presenta al inicio del libro es en que los robots no tendrán necesariamente forma física humanoide. La idea que se ha comentado por aquí alguna vez, es que los robots surgirán de la conexión entre internet, la inteligencia artificial y el mundo físico, por lo que para muchas aplicaciones y tareas no necesitaremos robots de forma humanoide. Y un corolario interesante es que los robots tendrán ojos en todas partes y se adelantarán a nuestras acciones. Hace unos días microsoft presentaba un ascensor inteligente que intenta predecir la planta a la que queremos ir. Si la cámara del ascensor se comunica con el sistema de control de puertas, tendremos un sistema mágico que nos abre la puerta antes de que entremos en casa.  Todo esto se puede construir ya aunque el grado de fiabilidad todavía no es el adecuado (es posible que le abra la puerta a cualquiera que pase por delante).

Las escenas que nos plantea Nourbakhsh plantean un debate que empieza existir, por lo que me ha parecido un libro interesante. Y además inspirador, creo que aprovecharé algunas ideas para ir escribiendo artículos en los próximos meses.