los robots han venido para quedarse

El país publica una columna sobre el panorama actual de la robótica: los robots han venido para quedarse, que me ha hecho pensar sobre el estado de la robótica y me da mala espina.

El año pasado había anuncios en la tele de bancos anunciando la alta rentabilidad de la bolsa y lo bien que iba todo. En ese momento un sexto sentido me avisó de que eso significaba que no debía de ir tan bien. Se trata de una regla personal, no siempre funciona, no es un método científico ni nada parecido. Con este artículo se han vuelto a encender las alarmas: cuando en un periódico generalista se habla de que la robótica está a la vuelta de la esquina y no de los robots que ya están aquí, significa que probablemente no estén tan a la vuelta de la esquina. Resultará increible que escriba esto aquí, pero mis alertas se han disparado y no creo que estemos tan cerca de un escenario robótico (aunque no creo que estemos demasiado lejos). Simplemente lo veo como una mini burbuja, similar a lo que ocurre con la web2.0, muchas espectativas, mucha ilusión, pero no tanta realidad.

Otros pequeños comentarios sobre este artículo: Bill Gates no es un visionario de la robótica. Se ha apuntado al carro, pero al igual que pasó con internet se ha apoderado del título de gurú. Quizá sea porque su empresa ha lanzado el Microsoft Robotics Studio, y por eso le interesa que se le vea como un gurú, pero su software, aunque realmente interesante, llega cuando el movimiento de la robótica ya tiene inercia y peso propios, para nada ha sido el iniciador y el visionario. Incluso se le atribuye la idea de que la robótica está en el mismo estado que la microinformática en los años 80, cuando esa idea ya la he oido por ahí antes (lo siento no tengo links). Para mí, Bill Gates es un tipo muy inteligente pero no un visionario.

La definición de robot del artículo: ordenador con 4 patas. Pueden ser 4 ruedas, pero técnicamente es lo que hay ahora mismo. Ni más ni menos, con las limitaciones de los ordenadores, quizá no seamos conscientes de esto. ¿Puede un ordenador hablar contigo? Entonces un robot tampoco. Y es mucho más sencillo y barato ponerle software para hablar a un ordenador personal que comprar un robot que contenga un ordenador personal con software para hablar.

En todo caso, se trata de un medio con mucha difusión y eso mueve más gente y dinero alrededor de este mundillo, lo que hará que siga avanzando.

Deja un comentario