Rodney Brooks: Robots, en el campo de batalla y en casa

A través de robots.net he encontrado una interesante presentación de Rodney Brooks, titulada algo así como Robots: en el campo de batalla y en casa. Se puede ver el vídeo completo de la presentación con transparencias, de la que se pueden extraer las siguientes conclusiones:

  • La adopción de los robots está aumentando tanto en el campo militar como en los hogares.
  • El aumento de la edad media es un factor para la adopción de los robots en el hogar (para teleasistencia).
  • La tendencia es a introducir más autonomía en los robots, se está pasando de la teleoperación al despliegue de robots completamente autónomos.
  • Un efecto curioso es que actualmente un mayor coste no implica mayor autonomía. Robots muy baratos como Roomba son autónomos y sin embargo otros robots carísimos no lo son. Esto se debe a que en los robots caros (con mayor responsabilidad) no se quiere que la misión fracase, por lo que las decisiones importantes y/o complejas se dejan a operadores humanos (se puede ver como desconfianza en los robots, pero la confianza se gana poco a poco haciendo las cosas bien).
  • La evolución de la robótica está siendo exponencial, al igual que las tecnologías que la soportan como la informática. Fantástico el ejemplo del carro de Stanford (en el que él trabajó) que recorría 20 metros en 6 horas (en 1979) comparado con Stanley, capaz de recorrer unos 200km en el mismo tiempo, 26 años después (en 2005).
  • El crecimiento exponencial en almacenamiento se puede malinterpretar (como han hecho en computer weekly). Brooks dice que el crecimiento exponencial es necesario para la difusión de la robótica, pero no en particular que el almacenamiento sea clave. Él es defensor de la robótica sin estado interno y de usar el mundo como modelo siempre que la tarea no requiera almacenar un modelo interno.
  • La interacción con los robots es un factor clave para su difusión, por ejemplo la introducción de joysticks para el control de robots militares, la introducción de factores sociales como en kismet ó la medida y control de fuerza y la introducción de interfaces de voz cómo Sphinx en domo. (Mi aportación: unos de los robots más famosos de la ciencia ficción R2D2 y C-3PO son verdaderos personajes de la historia con fuertes respuestas emocionales)
  • La interacción permitirá crear vínculos emocionales con los robots (por ejemplo, en Irak y Afganistán, los soldados que usan robots crean vínculos emocionales con ellos).
  • El movimiento open source se menciona casi colateralmente (la plataforma de iRobot aware es 98% open source). Para mí este hecho también es fundamental, porque permite el acceso a la tecnología a más gente, creando un efecto nuevamente exponencial.

Cómo anécdota, Brooks cuenta que no cree que los robots vayan a tomar el mundo como en las películas de ciencia ficción. Él piensa que los humanos (añadiendo cada vez más prótesis e implantes) y los robots (añadiendo cada vez más humanidad en su diseño) nos iremos integrando, hasta ser indistinguibles. No estoy tan seguro de este último punto, aunque es difícil decir (tiene chicha para otro post). Por lo demás, estoy totalmente de acuerdo con el director del CSAIL.

2 comentarios en “Rodney Brooks: Robots, en el campo de batalla y en casa

  1. Alfredo Molina Ruiz

    Busco un modelo robotico androide que simule un personaje historico venezolano (Simon Bolivar), y pueda hablar, para presentarlo al publico con la finalidad de orientarlo con frases historicas. No requiere que se traslade. Solo pararse de una silla, gesticular, hablar. Les agradeceria su atencion a la presente.

    Alfredo Molina

  2. nunes

    Me imagino que la apariencia es más importante que la inteligencia, por lo que lo que necesitas se trata más de un "animatrónico" (animatronics en inglés, no sé si existe una traducción más correcta) que de un robot. Si buscas en google, podrás encontrar más resultados por animatronics que por robótica y si necesitas contratar alguna empresa seguramente te aparezcan más y mejores resultados.

Deja un comentario